miércoles, 8 de agosto de 2007

EL DEBATE. Iniciación ...

Archivo
DEBATE No. 2 Agosto 10/07
Debate No. 3 Agosto 21/07
Debate No. 4 Octubre 20/07
.
Actualización Abril 17, 2008
.
SE LANZÓ EN CALI el LIBRO
CALI-GRAFIAS. LA CIUDAD LITERARIA
Cali-graphies: La cité littéraire
UN GRAN APORTE AL DEBATE
.
To: FABIO MARTINEZ, HERNANDO URRIAGO BENÍTEZ,
CC: Efer Arocha, Yves MOÑINO
DE: NTC
Cali, Abril 19, 2008.
Apreciados escritores y profesores Fabio y Hernando:
Atento saludo. De nuevo, nuestras felicitaciones por su extraordinario y trascendental trabajo y logro al publicar el libro CALI-GRAFIAS. LA CIUDAD LITERARIA - Cali-graphies: La cité littéraire . No hay duda que lo realizado por Ustedes, por el equipo de Vericuetos y por la Universidad del Valle es un significativo aporte al estudio, difusíon, debate y reconocimiento de muy buena parte de la literatura que han escrito poetas y narradores de la región o sobre temas relacionados con ella y de Cali específicamente.
Como antología, enmarcada dentro de miradas propias de quienes la elaboraron y en marco temático y coberturas restringidos, queda el libro a consideración de los expertos en literatura y en traducción y de los lectores comunes. Un escalón más en el debate sobre la "Literatura vallecaucana" que seguramente deberá continuar. En buena hora, con el libro se aporta, constructivamente, un "hecho contundente" - ¿una posible prueba reina?. No sólo palabras- a la polémica que sobre existencia de dicha Literatura que se había iniciado. Enriquecedor será esperar nuevos y fructiferos diálogos.
+++
"LITERATURA EN EL VALLE". DEBATE
Compilador
Nos Topamos Con ...
.

El Valle del Cauca en Colombia, Sur America, ...

.
CONTENIDO
1.- Texto de Julio César Londoño, GACETA, El País de Cali, Julio 1, 2007
2.- Texto de Fabio Martínez, GACETA, El País de Cali, Agosto 5, 2007
3.- Texto de Jota Mario Arbeláez, Columna en El País de Cali, Agosto 7, 2007
4.- Otros textos y comentarios.
+++
1.- LITERATURA EN TONO MENOR, la del Valle del Cauca.*
Repaso a las principales firmas de las letras vallecaucanas. La nuestra es una literatura en tono menor, muy discreta si se compara con la de Antioquia o la de Bogotá. Tal vez no estén todos los que son pero sí son todos los que están.
Por Julio César Londoño,
Especial para Gaceta (EL PAIS, Julio 1 de 2007) .
* Este ensayo fue escaneado y reproducido completo en NTC … 270 (Jul. 8/07)


La literatura del Valle del Cauca empieza con Jorge Isaacs. Empieza y termina, dicen algunos comentaristas burleteros aludiendo al hecho de que Isaacs es la figura fundacional de nuestras letras, y a la circunstancia de que el Valle no exhibe mucho talento literario por kilómetro cuadrado , que su 'densidad poética' es menor de la que registran otros departamentos.
El otro vallecaucano fundacional, Eustaquio Palacios, es un autor de segundo orden. Su célebre melodrama “El alfrez real” sobrevive gracias a su valor como documento histórico y pese a sus ínfimos valores literarios. Pero, para ser justos, hay que reconocer que fue un espíritu visionario.
Palacios se anticipó un siglo. Isaacs escribió y reinó en la segunda mitad del siglo xix. En la primera mitad del 20 la poesía fue el género predominante, y autores como Ricardo Nieto, Carlos Villafañe, Antonio Llanos y Octavio Gamboa escribieron algunas páginas meritorias pero ninguno tuvo la fuerza necesaria para resistir el trabajo de zapa de las polillas del olvido. Ninguno supo apoderarse de la imaginación de los lectores y resonar en la memoria del tiempo, y los cuatro son hoy el ejemplo perfecto de esas glorias que envejecen mal.
La segunda mitad del siglo fue mejor. Este intervalo asistió al espectáculo de un 'hombre orquesta' como Enrique Buenaventura, escuchó una sabiduría antigua escanciada en versos modernos por Horacio Benavides, pulsó la emoción contenida de los poemas de Jotamario Arbeláez y conoció los de Harold Alvarado Tenorio, artefactos que vacilan entre la delicadeza y la perversión.
Entre los escritores de la generación de relevo hay que mencionar a Alejandro López, Hernando Urriago, Néstor Fabián Ruiz, Pepe Zuleta y Hoover Delgado. Y las nuevas generaciones se han identificado con un autor que les mostró la ciudad en clave musical y modales transgresores: Andrés Caicedo.
A pesar de esta prestigiosa lista, hay que reconocer que la nuestra es una literatura en tono menor, muy discreta si se compara con la de Antioquia, que puede exhibir los pergaminos de Tomás Carrasquilla, Baldomero Sanín Cano, Barba Jacob, León de Greiff, José Manuel Arango, Gonzalo Arango y Piedad Bonnett. O la de Bogotá, que tiene nombres como los de Germán Arciniegas, Rafael Pombo, José Asunción Silva, Álvaro Mutis y María Mercedes Carranza.
---

Jorge Isaacs (1837-1895). Nació en Cali, descubrió las minas guajiras de carbón, intervino en las guerras y en la política de su tiempo, fue director de Instrucción pública en el Cauca y cónsul en Chile. Conoció la jungla y lossalones, se arruinó en varias empresas como cuadra a un gran poeta, fue amigo de José Asunción Silva, otro experto en bancarrotas, y enemigo declarado del clericalismo imperante, como el ilegible Vargas Vila. En los paréntesis de estos afanes escribió poemas y dramas de legendaria flojera, y 'María', una novela romántica con elementos costumbristas, melodramática y lacrimosa, como debía ser, pero también una obra de innegables méritos poéticos y destrezas narrativas. Fue la primera obra colombiana que alcanzó amplia difusión internacional; luego fue aplaudida por un señor tan flemático como Jorge Luis Borges, luego fue quemada en la plaza pública por la turba nadaísta, cuyos líderes la consideraban insufriblemente cursi, y ahora es un clásico tranquilo e invulnerable.
----


Enrique Buenaventura.(1925-2003) Caleño, pintor, payaso, escritor, sátiro, socialista, ensayista, actor, marinero y experto en tambores y fiestas populares, Enrique Buenaventura es un emblema del teatro latinoamericano. Fundó el Teatro Experimental de Cali, escuela de donde salieron actores de la talla de Helios Fernández, Fanny Mikey y Vicky Hernández. Su método de dirección preferido fue la 'creación colectiva' y su credo estético el 'arte comprometido' , una suerte de fundamentalismo al que fue fiel hasta el final, por desgracia. Entre sus montajes destacan ' A la diestra de Dios Padre', 'La denuncia', 'Soldados', 'La casa de Bernarda Alba', 'El menú, 'La orgía', 'Crónica' y 'El viaje de la verdad y la mentira' . Recibió todos los honores posibles en el país y el exterior. También escribió poemas, como éste que dedicó a su Jaqueline Vidal, su mujer: "Amiga mía, ¿cómo está París? ¿Están ya desnudos los arces? ¿Hace tanto frío como acá? Yo pienso en vos, mi dulce amiga. Es domingo y abren en mí sus flores los recuerdos". Murió de septicemia en Cali el último día de 2003. El Teatro Municipal de la ciudad lleva su nombre.
---


Jotamario Arbeláez (1940) Publicista, camaján ilustrado y funcionario narciso, Jotamario es un poeta caleño que fundó con Gonzalo Arango y otros francotiradores el nadaísmo, un movimiento irónico que oxigenó la poesía colombiana desde los años 60 y cambió el paisaje bucólico de nuestras letras por el citadino. Ha ganado dos veces el premio nacional de poesía. Su obra tiene dos registros: el brillante, lleno de ingenio y cabriolas, y el piano, un tono sencillo que usa para recordar su infancia y la sastrería de su padre. Como ejemplo del primero, transcribo apartes de 'Los inadaptados no te olvidamos Marilyn', uno de los más bellos momentos de su obra y de la literatura colombiana: Ahora que los gusanos han echado sobre tu cuerpola primera palada de olvido / ahora que vives debajo de Los Ángeles / sin necesidad de siquiatras / ahora que la totalidad de tu cuerpo cabeen la más pequeña de tus polveras / ahora que el millonario excéntrico que / alquiló la mansión que habitabas en Brentwood / ha dejado de buscar tus axilas en los rincones de la sala / ahora que las pastillas soporíferas que / tomaste se agotan rápidamente / en las farmacias como canciones / de cuna definitivas / ahora que hasta en las cintas viejas / de celuloide se están cerrando tus ojos / cansados de soportar tanta pestaña, / tanta vigilia, tanta viga y ha dejado de alumbrarte / para siempre el sol de los fotógrafos / y que nos acordamos de ti cuando sale la luna / sobre los Jaguars / oh gata llena de misterio sobre el Mercedes Benz del olvido.
---

Harold Alvarado Tenorio (1945) Poeta, editor, traductor, profesor, viajero, ensayista, bugueño y maledicente, Harold Alvarado pertenece a la que él mismo llamó la 'generación desencantada' . La de Juan Gustavo Cobo, Jaime García Maffla, José Manuel Arango, Raúl Gómez Jattin, María Mercedes Carranza, Giovanni Quessep, Elkin Restrepo y Juan Manuel Roca. Se la conoce también como la 'generación de Golpe de Dados', porque muchos de ellos gravitaron alrededor de esa revista en los años 70, o como la 'generación post-nadaísta'. Pero es bueno aclarar que esto no significa que la obra de estos poetas sea una prolongación del nadaísmo. Los nadaístas eran unos crápulas de pésimos modales, estilo discreto y excelente 'marketing'. Los poetas de la generación desencantada, en cambio, eran unos perfectos caballeros. Por lo menos en público. Quiero decir que podían ser depravados mas no exhibicionistas. Eran muy buenos lectores, críticos, traductores. La Colombia rural se había convertido en una Colombia urbana. En Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla había círculos literarios importantes. Los libros y las ideas circulaban. Borboritaban por doquier las marmitas de los brujos de letras. Consciente de que el poeta es un equilibrista al que acechan dos vacíos, la retórica y la ramplonería, Alvarado mantiene siempre un tono medio, un ritmo que oscila entre lo prosaico y lo poético, entre lo libresco y lo vivencial, la música y la reflexión, la confidencia y el pudor. En los últimos versos de 'Proverbios de uno llegando a los cuarenta', advierte: Quien no pudo cambiar su paísantes de cumplir la cuarta década / está condenado a pagar su cobardía / por el resto de sus días. / Los héroes siempre murieron jóvenes, / no te cuentes entre ellos / y termina tus días / haciendo el cínico papel de un hombre sabio.
---

Horacio Benavides (1949) Nació en el Cauca pero podemos contarlo como si fuera de acá porque reside en Cali hace más de 40 años (y para mejorar el promedio). Es editor de revistas literarias y de la colección de poesía 'Escala de Jacob' de la Universidad del Valle. En sus poemas hay hazañas de esas que sólo un niño se atreve a intentar, como "tratar de detener con la mirada una hoja que cae". Y muchos animales, "pájaros inventando el cielo con cifras de escarcha". Y oscuras fórmulas de corte chamánico: "Mírate en los ojos del caballo / y la mañana será limpia / y leve la montaña que te espera". Y versos dictados directamente por el espíritu: "Tener trece años / y el corazón latiendo a la intemperie". Entre otros libros, ha escrito 'Con razón florecer', Premio Distrital de Poesía 2001, y 'Todo lugar para el desencuentro', Premio Nacional de Poesía Eduardo Cote Lamus 2005. También ha escrito libros de cuentos y adivinanzas, y sus poemas son huéspedes frecuentes de las antologías colombianas del género. Junto con autores como José Manuel Arango, Raúl Gómez Jattin, William Ospina, Juan Manuel Roca y Piedad Bonnett, Benavides es una de las voces angulares de la poesía colombiana contemporánea.
+++
2.- MARTINEZ RESPONDE A LONDOÑO
A propósito del artículo “Literatura en tono menor” de Julio César Londoño publicado Gaceta No. 867 de julio 1 de 2007 . El novelista Fabio Martínez hizo algunos planteamientos con el propósito de desvirtuar lo escrito por áquel. Desafío.

IMAGO-
Literatura del Valle: ¿Provocación o desconocimiento? -
Por: Fabio Martínez
Tomado de GACETA Agosto 5 de 2.007. Págs. 12 y 13
Desconcertado me dejó el artículo “Literatura en tono menor” aparecido en la revista Gaceta El País No 867 de julio 1 de 2007, del escritor Julio César Londoño, al referirse a la literatura del Valle del Cauca. ¿Provocación o resentimiento? ¿Desconocimiento o bobería valluna? Todo esto se puede esperar del escritor de Palmira que en seis párrafos despacha olímpicamente una tradición literaria que, gústenos o no, se ha venido destacando en los últimos años. Vamos por partes. Lo grave en el texto de Londoño no es su brevedad; lo lamentable es que en un texto tan breve, usted diga tantos exabruptos contra nuestra literatura. En primer lugar, ¿qué es eso de que nuestra literatura comienza y termina con Jorge Isaacs?. ¿Quién dijo esa estupidez? Sólo a usted se le ocurre traer a cuento semejante sandez. Si decimos que la literatura del Valle termina con Isaacs, estamos muertos. Estamos condenando otras voces que han surgido desde la época de Isaacs hasta nuestros días. Usted que defiende la literatura antioqueña y la bogotana por encima de la nuestra, ¿piensa que los paisas van a decir que su literatura comienza y termina con Tomás Carrasquilla? ¿Qué la literatura bogotana termina con José Asunción Silva? Los paisas y los bogotanos no son bobos y defienden a capa y espada todos sus logros.
En su brevísimo artículo, usted afirma: “el Valle no exhibe mucho talento literario por kilómetro cuadrado”.¿Con qué criterios literarios usted lanza semejante despropósito? ¿Su criterio es el resultado de un estudio serio de nuestra literatura? Temo que no. ¿Su criterio es el gusto literario? Aceptemos que sí; que usted se acerca a la literatura por el gusto literario. Pero el gusto no me da el derecho a descalificar literariamente a una región y a sus autores. No me da el derecho a pasar el borrador, como usted sí lo hace, por muchos autores de la región.

No sé si usted ha leído a escritores como Fernando Cruz Kronfly, Gustavo Álvarez Gardeazábal, Arturo Alape, Carmiña Navia, Jotamario y Orienta Lozano que cuentan con un reconocimiento nacional e internacional. Como buen valluno, en su artículo usted aplicó la crítica con criterio ‘calibanista’, que es la que no nos ha permitido salir del hueco negro. Aquella que viene de un imaginario frustrado, pesimista. Aquella que no nos deja crecer y pensar de una manera conjunta y propositiva. Parafraseando a Goethe, aquí nos conocemos pero no nos reconocemos. En relación con los kilómetros cuadrados creo que el viaje más largo que usted ha hecho en su vida es de Palmira a Cali. Yo, que he sido un buen viajero, le recomiendo que vaya a Jamundí, que allí hay buenos poetas; que visite Tulúa, Roldanillo y Sevilla, que allí encontrará excelentes cuentistas. La tercera perla es que a propósito de nuestra literatura, usted afirma que “su densidad poética es menor de la que registran otros departamentos”.

Ahora resulta que la densidad poética está determinada por las fronteras departamentales. O sea que para usted del río la Vieja hasta el río Desbaratado la literatura es mala. Pero de allí para arriba o más abajo, la literatura sí tiene “densidad poética”. Usted me recuerda a don Miguel Antonio Caro; me imagino, uno de los escritores bogotanos de sus afectos, que pensaba que la literatura y la cultura eran un problema climático, metereológico. ¿Qué tiene esta región inventada por Isaacs, que según usted, no produce una literatura con “densidad poética”? ¿Será el clima? ¿Será el champús con pandebono? ¿El masato de las Córdoba? ¿Usted no cree que las novelas de Alberto Dow, los ensayos de Eugenio Barney, los cuentos Umberto Valverde y los poemas de Elvira Alejandra Quintero no tienen densidad poética?
¿Qué piensa usted de los autores del Pacífico que se transplantaron a Cali y aquí hicieron buena parte de su obra, como: Helcías Martán Góngora, Carlos Arturo Truque, Medardo Arias, Alfredo Vanín, Enrique Cabezas y Óscar Collazos?
Temo que los calores que vienen de abajo, del río Bolo, le han afectado la sesera. Ojalá llegue el otoño rápido. Aunque, usted sabe, aquí no existe sino un verano eterno, y nos sentemos un día a hablar seriamente de la literatura del Valle del Cauca.




+++
Escribir hasta reventar
Intermedio. Por: Jotamario Arbeláez
El País, Agosto 07 de 2007 http://www.elpais.com.co/historico/ago072007/OPN/opi07.html

Representa un privilegio el tener dónde expresarse y, sobre todo, sin ningún tipo de censuras ni coacciones. Desde hace casi diez años sostengo esta columna semanal en El País, lo que me permite continuar viviendo en mi barrio, comunicarme con infinidad de lectores, enviar mensajes cifrados a mis prospectos y mirar cómo Cali va despertando de un letargo ruinoso generado por gobernantes ineptos. Desde siempre Cali fue una ciudad que no se resignó a tragar entero. La alegría de los caleños, manifiesta en su culto al baile y la música -así hubiera o no hubiera plata-, se mantenía equilibrada con su disposición a luchar contra esas leyes que daban paso a injusticias rampantes, como la ley del embudo.

Recuerdo cómo sufría cuando nadie me publicaba y tenía que imprimir mis reclamos en esa arma tan peligrosa como perseguida que era el mimeógrafo. Y salir de madrugada con el lechero a deslizar los panfletos por debajo de las puertas de los durmientes. No pocas veces tuve que salir corriendo cuando alguna luz se encendía en una ventana o un perro desaforado me daba caza para morderme una nalga.

En juego largo hay desquite, me decía el garitero para consolarme de mis derrotas en el ‘billarpool’ y mi abuela cuando veía que me quitaban las novias. Nunca pasé un día sin escribir una página por lo menos y leer diez. De pronto me comenzaron a llamar de periódicos nacionales y regionales, de revistas literarias, de arte, políticas, eróticas y humorísticas. Y como tenía tanto material acumulado de las épocas del silencio, aproveché para vaciarlo en esas tribunas. De allí que muchas veces sea tan evocativo, me plante en la infancia de pantalón corto, regrese con tanta frecuencia al Santa Librada y siga tirando piedra contra el binomio Gobierno-Fuerzas Armadas en permanente 10 de mayo. Los ahorros literarios de paciente hormiga me dan de vez en cuando la mano para cumplir con tanto requerimiento. No es porque me estén comiendo la nostalgia y la melancolía. Y ni siquiera la saudade, con ser palabra tan linda.

Desde que sale el sol van entrando en mi estudio libros como amores que me remite la vida. Como una gratificación por haberme pasado la vida leyendo, supongo, me han invitado para la próxima Feria del Libro del Pacífico, al Simposio Jorge Isaacs, con quien todavía no he hecho migas. Aunque me inflo de orgullo al figurar a su lado en el magro mosaico de escritores vallunos propuesto por Julio César Londoño. Mi profesor de literatura me había increpado que nunca estaría hombro con hombro con el autor de María. Este feliz montaje fotográfico le da un mentís.

Ya ha comenzado la guerra de las Galias intelectual con respecto de la peregrina tesis de Julio César. Blande su espada Fabio Martínez, quien no se traga el sapo de que la literatura antioqueña y la bogotana sean superiores a la nuestra. Yo sí lo creo, con todo y que tengamos a un escritor de 18 quilates como es Fernando Cruz Kronfly. Pero volvamos a mi cuento. Cuando tenía 20 años suscribí un manifiesto solicitándole al Alcalde de la ciudad que recogiera el monumento de Efraín y María y lo sustituyera por uno de Brigitte Bardot desnuda. Debo reconocer que hoy la Bardot tiene la figura de una foca de las que protege, mientras que la heroína de Isaacs conserva su inmaculada belleza.




.
.
+++
6. Otros textos y comentarios ...
*** de Ana Milena Puerta < anamilenapuerta@hotmail.com >
para ntcgra@gmail.com
fecha 09-ago-2007 5:28
asunto RE: LITERATURA EN EL VALLE. DEBATE. Blog ...

NTC : muchas gracias por elaborar el blog de literatura en el Valle del Cauca, así quienes no vivimos en nuestra querida región podremos enterarnos de sus acontecimientos como el debate, por ejemplo.
Sugerencia: contar con textos de narradores y poetas de la región, no solamente con opiniones de quines se erigen en favor o en contra de la literatura vallecaucana. Dichos textos bien podrían ir por generaciones literarias, así tendríamos una perspectiva completa y podríamos descifrar el mensaje oculto del debate iniciado por Julio César Londoño.
Personalmente, me parece tan odiosa como inútil la clasificación de "buena o mala literatura" por regiones, así como hacerlo por géneros o por etnias. La literatura es un caldo universal, un río secreto que corre bajo nuestra miradas y que puede manchar nuestros pies con su belleza, no importa de dónde venga.
Saludos, anamilena puerta.
---
*** de:
para ntcgra@gmail.com
fecha 08-ago-2007 18:34
asunto Re: : ... Martínez responde a Londoño.
NTC: Les agradezco la invitación al debate, pero prefiero pasar en este juego sangriento, donde todos suelen terminar heridos.
...
Un Abrazo,
---
*** de : ...
para ntcgra@gmail.com
fecha 08-ago-2007 9:59
asunto Re: ... Martínez responde a Londoño.
NTC ... :
El debate, o mejor alegato barato, sobre la literatura vallecaucana empezó mal y sigue peor. No es el tono con el que se debería abordar el tema.
Hay que tener en cuenta la niñez de este departamento, en relación a los de Antioquia y a Bogotá. La mejor literatura Vallecaucana apenas se está escribiendo. Quién puede hablar de la tradición literaria del Quindío? Hay que recordar que la universidad de Antioquia le lleva 140 años a la del Valle. Se puede afirmar que el Cauca tiene más tradición literaria que el Valle. Construir una tradición en cualquier aspecto de la cultura, requiere tiempo, parece que pretendemos ser lo que todavía no somos. Aceptar nuestra pre-adolecencia sería más que justo.
Atte., ...
+++
*** de: ...
para NTC < ntcgra@gmail.com >
fecha 08-ago-2007 12:21
asunto Re: ... Literatura en el Valle .... Martínez responde a Londoño.
Hola: saludo.
Qué será lo que quiere decir Jotamario en su columna de hoy de que sí cree de la literatura bogotana y valluna? ¿Quién es mejor que cuál? ¿Está de acuerdo con Martínez o con JCL? ¿Será que lo bueno de la literatura depende del clima o de la amistad, quién se compara con quien, quien diga más, quien diga más alto, quien insulte más, quien se las dé de más macho, o quien le ponga más tinta a su pluma? ¿Tiene que ver con lo escribió Harold Alvarado Tenorio y sus listas?
Yo creo que habría que hilar delgado y hacer una lista como lo hacen los maestros en sus clases... y empezar a llamar al tablero a cada uno y que diga su lección. Que se fijen unas reglas de juego para ver quien gana. ¿Quién está pidiendo un ganador? ¿Quien está exigiendo que se haga el balance? ¿Quién quiere ser el jurado y el árbitro? Esto ya parece un costurero de señoras.
Un abrazo, ...
+++
*** de Gabriel Ruiz < ntcgra@gmail.com >
para Fabio Martinez
< fabiomar@univalle.edu.co >
cc gaceta@elpais.com.co
fecha 06-ago-2007 6:37
asunto ... hablar seriamente de la literatura del Valle del Cauca.
Apreciado Profesor Fabio:
Cordial saludo. Bien por tu respuesta a JCL en GACETA de ayer. Y muy importante la invitación a sentarse "un día a hablar seriamente de la literatura del Valle del Cauca." No hay duda que convendría promover el debate y dar continuidad a lo que han iniciado.
Tiene tu texto información, precisiones y nombres de gran valor. Como también, en nuestro concepto, el escrito de JCL (quien sí menciona - aunque en los de "tono menor" - a Andrés Caicedo) que ya habíamos publicado en NTC - 270 ( http://ntcblog.blogspot.com/2007_07_08_archive.html ) . Le habíamos manifestado a JC lo "estíptico" del panorama que presentó de la literatura en el Valle.
Quizás hubiera sido de considerar - y de evitar- el marcado sarcasmo en tu texto y los visos de agresividad innecesaria. Y, de pronto, haber incluido a JCL como autor de merecido lugar en la literatura regional (así sea en "tono menor") . Al menos él aparece en la foto leyendo, en mecedora, "Chapolas negras" de Fernando Vallejo y tú en artística pose con "San Antonio", atrás.
Aquí, en nuestro Valle, como que hace falta más difusión y crítica sobre nuestros autores. Y a los nuevos y vivos pareciera que hay que esperar que se ganen un notable premio internacional para iniciar su lectura, estudio y reconocimiento. De otro lado los medios regionales hacen poco en ese sentido. Y sorprende ver como GACETA - a la cual hay que reconocerle sus aportes y contribuciones - le dedica 9 páginas!, incluida carátula, (casi el 50%) a "mamá Marylin" y a "papa" Elvis ... . Y preocupa que GACETA hace ya muchos meses dejo de aparecer completa en la web de EL PAIS ... ¿Cómo conocerán a este Valle y sus escritores en el infinito mundo globalizado de hoy ... ?
Atentamente, Gabriel Ruiz

1 comentario:

Julio César Fernández dijo...

Muy bueno el blog ,lastima que se dejo de actualizar.